Connect with us

La fraternidad de los árboles y su lenguaje secreto 

Publicado

on

¿Qué tendría que decir un árbol si pudiera hablar? No es una pregunta hipotética: la ciencia demostró que los árboles intercambian mensajes con otros de su especie desde hace siglos y que lo que expresan, pareciera reflejar aquello que los seres humanos llamamos “fraternidad”.

Cuando vamos a un bosque caminamos entre estos gigantes mudos, sin imaginar que, bajo nuestros pies, en la tierra, existe un vasto sistema de mensajería formado por raíces, a través del cual, los árboles no solo se comunican, también se ayudan enviándose aquello que necesitan. 

La doctora en ciencias y defensora del medio ambiente, Suzanne Simard, fue quien descubrió este lenguaje subterráneo.

Simard creció en Columbia Británica (Canadá), rodeada de naturaleza, con la que sintió una conexión especial desde niña. “Mi jardín era el bosque, así que creo que mi amor por los árboles entró en mi ser desde el principio”, expresó para un artículo de La revista Vogue. 

Cuando trabajó para la industria forestal, se empezó a cuestionar por qué los árboles plantados en superficies, en donde originalmente había otros árboles, no sobrevivieran. Este cuestionamiento y la sospecha nacida años atrás, de que había mucho que descubrir en torno a esta especie, la llevo a liderar diversos estudios los cuales concluyeron en algunas nociones centrales:

Los árboles tienen un “WhattsApp” natural

Así cómo nosotros usamos WhattsApp para platicar, los árboles tienen hongos. Los hongos micorrizas se adhieren a una raíz a través de la cual, el árbol al que pertenece les transmite información, después se entrelazan con hongos aledaños con los comparten dichos mensajes, hasta llegar a la raíz de un segundo árbol. Este proceso se repite múltiples veces interconectando a todos los árboles de un bosque entre sí. 

A través de esta red, se comunican su edad, su estado de salud, si se encuentran en peligro o amenaza y conocimientos útiles para ellos y para futuras generaciones.

Existe una amorosa Árbol Madre 

El árbol o más bien “la árbol” más vieja, sostiene el equilibrio químico del bosque. Ella es quien cuida de los árboles convalecientes y quien nutre a toda la familia, hasta sus últimos momentos de vida: cuando va a morir acelera la transferencia de carbono a los árboles de menor tamaño o aquellos que lo necesitan más «Yo interpreto que hay una inteligencia, una sabiduría, una protección que se transmite de una generación a la otra. Estas plantas están conectadas en el tiempo y en el espacio, y a través de las generaciones«, expresa Suzanne.

Se ayudan mutuamente

La solidaridad es algo intrínseco a su existencia. Simard descubrió que los árboles más grandes ceden a los más pequeños, elementos vitales cómo carbono, agua, nitrógeno y fósforo.

Además, cuando uno está siendo atacado por un predador (incluido el ser humano), sus compañeros forestales les envían los nutrientes necesarios para su recuperación.

La colaboración continua es una constante en las comunidades de árboles, la cual ayuda al crecimiento de nuevos elementos, al fortalecimiento de los ya existentes y a superar daños.

Los árboles hablan y se ayudan mutuamente ¿Cómo piensas que sería el mundo si todos los seres humanos nos comportamos cómo ellos? 

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

#iCULTURA

Niña Oscura: una librería oculta con historias de fantasmas

Publicado

on

Por fuera esta librería parece una casa abandonada, pero por dentro, existe un reino de libros, revistas, antigüedades y según los rumores, espíritus.

Se encuentra en el concurrido barrio de Santa María la Ribera, pero la mayoría de los vecinos desconocen su existencia. Decenas de transeúntes pasan a diario por enfrente de su fachada, pero rara vez se percatan que el inmueble está habitado.

Al menos que conozcas la dirección, no podrás dar con su entrada: las puertas están cerradas y carece de letreros que anuncien el giro. Tan solo una hojita con el nombre del lugar escrito a mano, indica que ahí se encuentran la casona dedicada a los libros.

Hay que tocar la puerta y esperar algunos minutos a que un encargado abra. Al cruzar te encontrarás con el patio entre solado de una construcción porfiriana. En el suelo plantas, en sus balcones, decenas de libro y cuadros.

 En la planta baja, hay dos habitaciones con estantes repletos de obras de literatura de ficción en español e inglés, un cuarto con miles de revistas de arte y periodismo que se amontonan hasta rozar el techo, un patio interior acondicionado para leer, un baño repleto de fotografías, piezas deshabitadas y múltiples corredores.

Escalones repletos de libros conducen al segundo piso, a una cámara con obras antiguas en donde quizá, mientras hojeas un libro, una gatita parda de ojos verdes te observe agazapada en un rincón: se llama Mocha y a menudo vista el lugar.

Los techos son altos, los pisos crujen y todo está repleto de objetos intrigantes: fotografías enigmáticas, esculturas, máquinas de escribir.

Si buscas algo en especial o quieres conocer el precio de un objeto, acércate a un dependiente, son expertos en la materia y su trato es siempre amable.

El dueño del negocio, el coleccionista Max Ramos, cuenta que las llaves del inmueble le fueron dadas por una niña mulata de vestido blanco, la cual salió de la casa y corrió hasta desaparecer por una calle aledaña.  Jamás supieron quién era, pero algunos visitantes y trabajadores cuentan que la han oído o incluso visto jugar entre los múltiples claro oscuros de la casa.

En la calle Salvador Díaz Mirón número 142, Santa María la Rivera, CDMX, hay un libro que quiere encontrarte.

Continua leyendo

#iCULTURA

De la Diosa Astarté al demonio Astaroth

Publicado

on

Imagínate que un día alguien llegara a una iglesia, tomara la imagen de una Virgen, le diera rasgos masculinos, le cambiara el nombre y dijera que en realidad es un ser maligno y sumamente peligroso ¿Indignante cierto? Aunque no los creas esto fue lo que hicieron los católicos con la imagen de la Diosa Astarté y de muchas otras deidades.

La historia de la humanidad nos ha enseñado que el miedo sirve para someter a las masas y las agrupaciones cristianas son un ejemplo innegable de ello: desde que la Iglesia Católica se fundó se ha allegado de esta herramienta para obtener obediencia y bienes materiales.

El Papa Lucio lll fundó en lo que hoy es el sur de Francia la “Santa” Inquisición, para combatir la herejía cátara en Francia. En otras palabras, creo una agrupación de torturadores y asesinos con el fin de evitar que la gente venerara a los antiguos dioses, por temor al dolor físico o a perder la vida.

Sin embargo, se dieron cuenta de que la angustia que provocaba tan infame institución no era suficiente para alejar a los paganos de su fe. Entonces se les ocurrió otra estrategia: temor a entes malignos.

Danti Alighieri publicó la obra de ficción “La Divina Comedia” en el 1321 D.C y en el dolor de sus personajes las cabezas del Vaticano vieron una oportunidad. Decidieron construir la idea del infierno y de múltiples categorías de demonios.

¿Qué características físicas y nombres les dieron a tan temibles creaturas? Las de los dioses paganos, con el fin inspirar miedo de aquello que veneraban.

El artículo “Cómo le salieron cuernos al diablo”, publicado en el portal digital de la BBC news, explica que los católicos aseguraban que los dioses paganos rivales, como el egipcio Bes o el griego Pan, eran demonios y que años más tarde, cuando el diablo fue representado en el arte occidental se le dio los atributos físicos de dichas deidades, como el vello facial de Bes y los cuernos y patas de cabra de Pan.

Imagen del dios Pan

La mujer, era una figura de autoridad dentro de los matriarcados politeístas pre feudales, por ende, la fe en seres divinos femeninos no cristianos era considerada especialmente peligrosa y más aún si dicha entidad se relacionaba con la sexualidad. Tal fue el caso de Astarté, considerada cómo la madre de toda la naturaleza y diosa de la vida, la fertilidad, el amor y los placeres carnales. 

Astarté en fenicio Ashartil, es la asimilación fenicia- cananea de una deidad mesopotámica que los sumerios conocían cómo Inanna, los acadios, asirios y babilónicos cómo Ishtar y los israelitas como Astarot.  Era considerada la personificación del cambio y, por ende, del nacimiento, la sexualidad y la muerte.

Imagen de laDiosa Astarté

La forma en que se adoraba a esta deidad no era para nada aburrida: incluía libaciones con vino y agua, además del uso de opio y flor de loto cómo psicoactivo.

Los doctores de la iglesia católica decidieron tomar a Astarte cómo inspiración para fabricar a un ser terrorífico “El Gran Duque del Infierno”, un demonio masculino llamado Astaroth.

Litografía de Astaroth

Si algún día una persona religiosa te quiere espantar mostrándote dibujos o pinturas de chamucos ¡No te apures! Ahora sabes que detrás de esas imágenes esta la hermosa Diosa Astarté y otras deidades benignas del pasado.

Continua leyendo

#iDEPORTES

The Savannah Bananas y sus originales partidos de baseball

Publicado

on

Un pequeño equipo de Ligas Menores, proveniente de una ciudad con escasos habitantes, alcanzó fama mundial al atreverse a transformar el “pasatiempo favorito de los Estados Unidos”, en un show divertido.

Savannah es una ciudad en el estado de Georgia, Estados Unidos, con menos de 150,000 pobladores. No obstante, su equipo de béisbol de ha llamado la atención en todo el mundo.

El Grayson Stadium, con capacidad para solamente 4,000 aficionados, logró algo que ni siquiera los equipos de las Ligas Mayores pueden hacer: agotar sus boletos en cada juego de local. ¿La razón? The Savannah Bananas.

A diferencia de otros equipos donde el juego es el espectáculo principal y en donde en solo en los shows de medio tiempo se usan botargas, animadoras y otras formas de entretenimiento, en Savannah las cosas son completamente distintas: ofrecen a sus aficionados la experiencia más original que se pueda encontrar en un estadio de béisbol.

Por ejemplo, los jugadores salen al campo con faldas escocesas o bailan elaboradas coreografías cada que anotan una carrera.

Foto de The Times.

¿Los creadores de esta idea? Jesse y Emily Cole. Bajo los lemas “Hacemos el béisbol divertido”, “Los fans primero” y “Entretenimiento siempre”, crearon su imperio de entretenimiento.

Los hermanos Cole no son los clásicos dueños de un equipo deportivo que solo se limitan a firmar cheques y a evitar interacción alguna con los aficionados. A Jesse se le puede identificar fácilmente en el estadio usando un llamativo esmoquin y bombín amarillos animando al público. Por su parte, a Emily se le puede ver dentro del campo orquestando las presentaciones sorpresa que acompañan todos los juegos.

¿Quieres ver a la tercera base bailar break dance al momento de hacer un out? ¿O a unas abuelas cómo animadoras del equipo? No te preocupes, solo tienes que sintonizar o asistir a un partido de las bananas del béisbol

Este equipo ha logrado algo que la MLB ha estado buscando en los últimos años. El béisbol en Estados Unidos pasó de ser “su pasatiempo favorito” a encontrarse debajo del fútbol americano (34%), empatado con el básquetbol (11%) y seguido por el fútbol soccer (7%) según un estudio del Washington Post en 2021. Este estudio también revela que los jóvenes se muestran menos interesados que los adultos. El béisbol se ha convertido en un deporte anticuado.

Jesse y Emily se dieron cuenta de esto y lo han explotado a su favor. “Estamos en un mundo de TikTok. El béisbol se está haciendo más largo y lento. La realidad es que tratamos de hacer lo contrario”, declaró Jesse en una entrevista para Los Ángeles Times.

Desde 2016, el equipo ha tenido un ascenso meteórico donde la creatividad, el correcto uso de tendencias y redes sociales, la interacción con su comunidad y su carisma, han logrado un éxito tal, que sus técnicas de entretenimiento podrían ser la solución a la baja de aficionados que está experimentando el béisbol a nivel mundial.

Continua leyendo

Lo más visto

Copyright © 2022 Yomx · Portal de noticias. Desarrollado por Liking.