Connect with us

#iPLUMAS

Semana Santa: la ironía de no comer carne pero sí poder cometer otras faltas

Publicado

on

Una de las tradiciones más estrictas en la religión católica es llevar a cabo ayuno de carne y promulgar la cuaresma durante Semana Santa. Esto hace referencia al ayuno que hizo Jesús por 40 días en el desierto, también se omite el consumo de carne roja al ser considerado un alimento impuro por el antiguo testamento y de cierta forma es alusivo al pecado carnal.

Los orígenes de esta práctica se remontan al siglo II y ésta empieza con el miércoles de ceniza y se lleva a cabo todos los viernes de cuaresma. Una tradición que ha perdurado casi dos mil años y que persiste hasta nuestros días aunque con el toque de modernidad que dicta la sociedad hoy en día.

En realidad la metáfora de no consumir carne podría ser tomada como un referente a no cometer ninguna falta moral más allá del alimento de origen animal. Los creyentes se esmeran en llevar a cabo esta regla en este periodo, sin embargo se comportan de manera indiferente con el prójimo y comenten fallas más graves que el simple hecho de cumplir esta disciplina, convirtiéndose en la mayor incongruencia de los creyentes.

En la actualidad el desgaste de la religión católica es más que evidente, las conmemoraciones se han modificado a tal grado que no es necesario procesar el catolicismo para participar en ellas. Un claro ejemplo de esto es como en todas las escuelas laicas se toman estas semanas como periodo vacacional.

Por lo tanto, esta práctica también tiene un distanciamiento a lo que era inicialmente. Para algunos católicos sólo es necesario guardar la cuaresma el viernes Santo y los demás días no es tan necesario.

Pero lo que sigue renuente es la doble moral de aquellos que no comen carne en los días marcados, comulgan, dan limosnas en las iglesias para limpiar su conciencia pero olvidan el verdadero significado de la cuaresma.

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.