Connect with us

#iDEPORTES

Conflicto de verdades en Querétaro: la polémica del gallo

Publicado

on

Mientras las redes sociales reportaban hasta 30 personas fallecidas, las cifras oficiales únicamente registraban heridos, algunos de ellos de gravedad.

El pasado 5 de marzo en la cancha del Estadio Corregidora se registró un hecho sin precedentes en México: un conato de bronca entre supuestos aficionados de ambos clubes, mismo que terminó, entre otras cosas, en la invasión a la cancha, la suspensión del juego, y el reporte de varios heridos. ¿O fallecidos?

Cuando ocurre un hecho tan repentino, la información comienza a circular desde todas las líneas posibles, sobre todo desde las redes sociales. Tan sólo habían pasado unos minutos desde el comienzo de la confrontación, cuando empezaron a circular noticias en redes que hablaban de 17 fallecidos. Incluso existieron periodistas que, aclarando que la cifra era extraoficial, contribuyeron a difundir el lamentable dato. Uno de los más compartidos fue el de David Medrano, periodista de TV Azteca; su tuit alcanzó casi 5.000 retweets  y casi 28.000 likes.

Los videos que circulaban en redes parecían sostener la versión que lamentaba fallecimientos, pues la violencia era evidente. La sangre y los heridos abundaban en la Corregidora. Para la noche del 5 y el amanecer del 6, algunos medios (como Mediotiempo, que posteriormente borraría su publicación) ya comenzaban a anunciar incluso 30 muertos.

¿Y las autoridades? Inmediatamente después del altercado, la administración de la Liga MX y el gobierno de Querétaro reaccionaron y, con ello, comenzó la guerra de declaraciones. El día 6 de marzo, el gobernador de Querétaro negó las noticias que hablaban de fallecidos, reconociendo heridos de gravedad, mismos que ya eran tratados en hospitales aledaños al estadio. 

Después de una comisión de dueños, las sanciones para Club Querétaro, si bien contemplaron la desafiliación, únicamente significaron suspensión de las “barras” y la pérdida del club por parte de la directiva actual, regresando a Grupo Caliente. Por supuesto, las reacciones de los aficionados fueron en oposición a las medidas, pidiendo incluso que México quedara descalificado del mundial.

* * *

¿Qué se puede concluir de tan reprobable hecho? Desde luego que México sufre de una violencia estructural que traspasa todas las capas sociales y políticas. Se ve violencia en la política, en la sociedad, en el mercado y, claro, en el deporte. No es que el futbol sea un problema, sino que la violencia penetra hasta en los escenarios más familiares.

Por otro lado, el conflicto de versiones es un problema que la comunicación debe atender. Que en dos medios diferentes se estén dando noticias tan dispares sólo prueba que el amarillismo mediático le preocupa más al país que las sensibilidades de familiares. Finalmente, vender vale más que informar. 

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.