Connect with us

#iCULTURA

Maternidad y periodismo: profesiones de horario completo

Publicado

on

“En alguna ocasión una maestra nos dijo que si teníamos pensado ser periodistas, mejor nos fuéramos olvidando de tener familia…”.

La maternidad y el periodismo son dos vocaciones que tienen más en común de lo que se pensaría, ambas ponen la integridad de quien lo ejerce al límite, ambas cuestionan, ambas desarrollan la intuición, y los horarios para ejercerlas son irregulares. Ser madre y periodista al mismo tiempo requiere el doble de esfuerzo, el doble de tiempo, el doble de todo. 

Genoveva Ortiz es periodista y madre de dos hijos y, como muchas, ha lidiado con la doble jornada y los prejuicios de ser una mujer profesionista. En los estragos de la pandemia y en plena incertidumbre sobre el avance del movimiento feminsta, ella expone su punto de vista sobre cómo es ser periodista y madre al mismo tiempo. 

Genoveva pertenece a una generación de cambios y transiciones, su sonrisa llena de experiencia la delata. Es egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, estudió periodismo y constantemente recibía comentarios acerca de las imposibilidades que le correspondían por el simple hecho de ser mujer. 

Los estereotipos pesan y pesan mucho, ¿cómo le hiciste para lidiar con ellos y seguir con tu profesión?

Tengo ya casi treinta años en el ejercicio periodístico, entonces, sí nos remontamos a la época donde fui estudiante, me llegué a encontrar con maestras que nos decían a las alumnas que sí íbamos a estudiar esta carrera mejor nos fuéramos olvidando de ser madres, porque esta carrera era muy envolvente y que iba a requerir nuestras 24 horas del día y los 365 días del año. A mí me causó mucha extrañeza porque la indicación sólo era para nosotras las mujeres, a lo que yo protesté el por qué esa indicación no se la hacía también a los hombres, ella contestó burlescamente que porque las mujeres somos las que nos embarazamos y que esa era una pregunta necia y sin sentido. Decía que yo como mujer debía entender nuestra función biológica en la sociedad. Le volví a cuestionar, ya que para tener un hijo se necesitan dos y los dos tendrían que tener la misma responsabilidad, además de las mismas oportunidades. 

Desde ese entonces se me hizo bastante desigual, siempre defendí mi postura de que aquellas que quisieran ser madres teníamos las mismas oportunidades y dejar de lado la idea de que toda la responsabilidad del embarazo recae en la mujer. 

Después de eso una se va dando de muchas cosas, entras al mundo laboral y ocurre algo muy similar, por ser mujer nunca cubrirás las fuentes más importantes. 

¿Tuviste algún apoyo de tu familia en tu decisión profesional?. Es decir, ¿alguien más te apoyaba durante tu jornada laboral con tus hijos?

Para nada, en esa época mi papá falleció y mi mamá aún trabajaba. Todas las personas en mi casa trabajaban, entonces yo no podía pedirle a mi mamá que se saliera de trabajar para que cuidara a mis hijos, no podría privarla de su derecho de ganar un salario que yo no podía darle. Por eso, de no haber sido por las guarderías y escuelas de tiempo completo se hubiera cumplido lo que me dijo mi maestra en aquel momento.

Apenas ayer escuché las especulaciones sobre la posible clausura de las escuelas de tiempo completo de la SEP, me dio mucha tristeza esta noticia ya que gracias a ese tipo de escuelas yo pude seguir desarrollando mi carrera, seguir haciendo lo que me gusta y poder generar un ingreso de por medio.

Sin esas escuelas no hubieran existido yo no hubiera tenido ninguna oportunidad de desarrollo, así lo digo, tajantemente. Sí cuando yo era mamá de niños chicos hubiera pasado lo que está sucediendo con las escuelas de horario ampliado, definitivamente no hubiera seguido compitiendo en un mercado laboral que de por sí ya es complicado para la mujer.

Esto representa un retroceso en el camino que las mujeres con mucho trabajo hemos conseguido, ahora creo que las mujeres y madres la tienen más difícil. Yo afortunadamente ya soy mamá de muchachos, pero no quiero imaginar las condiciones en las que madres con niños chicos se enfrentan ahora para poder salir a trabajar; para ganarse ese sustento que en todas las familias mexicanas hace falta.

¿Crees que tu situación como periodista con familia hubiera cambiado si hubieras sido hombre?

Claro que sí, porque mis compañeros varones que entraron al mismo tiempo que yo tienen puestos muchísimo más importantes, han viajado por todo el mundo y son muy reconocidos. Han tenido un desarrollo laboral y económico muy diferente al de nosotras. 

¿Cuál crees que es la diferencia entre un periodista hombre y mujer?

Yo me di cuenta con el paso de los años que las mujeres somos asignadas a esas fuentes de “relleno”, donde tienes que investigar mucho y tienes que batallar porque estás compitiendo con las fuentes mucho más fuertes, notas cubiertas por hombres. Ahora la competencia es más cruda en las redes sociales al tener que pelear una nota, sobre todo con las notas policiacas. No puedo decir que no se ha avanzado nada, cuando yo entré era un terreno con predominio masculino y ahora las mujeres han ido avanzando, poco a poquito. No quiero ser pesimista, a pesar de que está costando muchísimo trabajo, ahí vamos. 

Genoveva cuenta cómo por cuestiones físicas o en situaciones de riesgo las mujeres no son requeridas, así como en ocasiones son a las últimas a las que se recurre y por presupuesto ya no las incluyen en proyectos. 

En una ocasión que vino el papa Juan Pablo II, no pudieron llevarme a hacer la cobertura porque solo contaban con dos habitaciones para periodistas y para reporteros, el jefe no iba a gastar más en una habitación solo para mí por ser la única mujer. 

No todo está en contra de las mujeres, porque luego dicen que también le pasan cosas a los hombres, pero son cosas diferentes. Llevamos situaciones distintas, y este tipo de cosas pasan más en las mujeres, donde delegan a las mujeres a puestos que no afecten la productividad de la empresa. 

¿Sufriste algún impedimento para llevar a cabo tu embarazo de manera plena?

Fui muy afortunada, ya que me tocaron jefes muy humanos, si te ven distinto y no lo tomo a mal.

No creo que las mujeres seamos iguales a los hombres, tenemos otra función biológica, nosotras tenemos otra manera de pensar y realizar las cosas. Buscamos igualdad en derechos, tampoco queremos ningún privilegio, solo igualdad en derechos. 

Como madre y periodista ¿cuándo encuentras tiempo para ti misma?

Cada vez es más difícil, a raíz de la pandemia los espacios para una misma se agotan, pero es saludable y fundamental encontrar tiempo para nosotras. 

¿Cómo ves la difusión de la imagen del movimiento feminista en los medios? ¿Crees que representan bien a la mujer?

Yo pienso que la marcha es un esfuerzo muy loable. Es un despertar. Pero ojalá y este movimiento no se quede así. Tenemos que ir un paso adelante, hay tanto por avanzar, tanto por recorrer, un día sales a protestar ¿y al otro día qué? hay que pensar en el mañana.

Nosotras como mujeres tenemos que mostrar esa acertividad que nos caracteriza, esa inteligencia emocional, no solamente para reaccionar en el momento, sino para planear a futuro. Es una lucha como muchas antes que yo lo hicieron, mi generación lo hizo y ahora las más jóvenes lo hacen, es algo que nos corresponde a todas. Pero todo empieza desde nosotras mismas reconociéndonos a nosotras mismas como mujeres con derechos, con obligaciones y no ser parte de todo este sistema al que estamos todas expuestas. 

Las mujeres no trabajamos para pagarnos nuestros chuchulucos, no es exclusivamente para comprar maquillaje o bisutería, trabajamos por necesidad. Somos un pilar importante y en muchos hogares, el único para el sustento de nuestra familia. Entonces, en mi opinión, que estas políticas que se han dado en estos últimos años son totalmente erróneas para las mujeres. 

Geno se despide mandando sus mejores intenciones a madres, periodistas, y a todas las mujeres que sufren la doble jornada, y sobre todo les pide a todas que no se rindan, que sigan adelante.

El camino es difícil para todas las mujeres, hay que reinventarse día con día y, sobre todo, expresar solidaridad hacia todas las mujeres trabajadoras que viven esta época tan difícil sin ningún apoyo por parte de las instituciones.

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.