Connect with us

#iCULTURA

Pedro infante, ídolo de Guamúchil, a 65 años de su repentina muerte.

Publicado

on

Te contamos cómo se convirtió en el ídolo de generación tras generación

Hoy hace exactamente 65 años, la muerte sorprendía a Pedro Infante en un vuelo que realizaba desde la ciudad de Mérida, Yucatán. Estrellado en un predio de la capital del sureste mexicano, el ídolo inmortal falleció a la edad de 40 años. Desde su partida, su legado se ha transmitido por generaciones, a tal grado que muy buena parte de los mexicanos conocen sus clásicos, como Amorcito Corazón o Parece que va a llover. 

Pero, ¿cómo fue que Pedro Infante logró convertirse en el ícono que ahora es? Es verdad que, desde la década de 1940, el intérprete mexicano ya tenía una fama aplastante como ídolo de los pobres y referente imprescindible de la Época de Oro del cine mexicano. 

Muy pronto, sus canciones y películas trascendieron y formaron parte de la cultura mexicana. Como ejemplos de lo anterior está la legendaria actuación de Infante en la muerte del Torito, en la película Ustedes los ricos de 1946.  O, hablando de su talento musical, aquellas coplas que canta junto (o en contra) de Jorge Negrete en Dos tipos de cuidado (1953) podrían considerarse como toda una “Batalla de Gallos”, como actualmente se le conoce a ese formato: 

Con una trayectoria impresionante, el ídolo mexicano no tardó en triunfar nacional e internacionalmente, lo que le valió, entre otros reconocimientos, un premio Ariel a mejor actor por La vida no vale nada en 1956 (después de haber sido nominado en cinco ocasiones anteriores) y un premio del Festival Internacional de Cine en Berlín en el agridulce año de 1957, por su papel en Tizoc

Su legado no se detuvo ahí, pues el siglo XXI pareció aprovechar su indudable fama para producir homenajes que reconocieran (aún más) su carrera. Muestras de lo anterior se hallan en documentales como la encuesta de History Channel para encontrar a El Gran Mexicano (2010) o la película producida por Netflix titulada Como caído del cielo (2019), protagonizada por Omar Chaparro.

Asimismo, a Pedro Infante se le recuerda con mitos y polémicas desarrolladas, sobre todo, a partir de su muerte. La más famosa es que el intérprete pudo fingir su muerte para escapar de su fama, viviendo en Mérida por muchos años. Durante las décadas siguientes, surgieron rumores de que el actor seguía vivo e inclusive buscaron al que parecía ser el verdadero, encontrándose en la figura de Antonio Pedro, imitador que falleció en 2013.

Accidente aéreo o no. Vivo o Muerto. Lo cierto es que Pedro Infante continúa más vivo que nunca en el corazón de todos sus admiradores, ganándose un lugar en el cuadro de honor de ídolos mexicanos por su voz, talento y, sobre todo, por su indudable carisma.

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.