Connect with us

#iCULTURA

El clásico que perduró por siempre: Nacimiento de Mozart

Publicado

on

Un día como hoy de 1756 nace Wolfgang Amadeus Mozart.  Emblema de la música clásica y uno de los mejores compositores de todos los tiempos. 

A menudo, cuando escuchamos la palabra “clásico” en un contexto musical, hay algunos artistas y compositores que entran en nuestra mente casi de forma inmediata. Ejemplo de ello es la genialidad de Beethoven o la originalidad de Bach. Precisamente, el día de hoy se conmemora el natalicio de uno de los máximos exponentes de la música que hoy conocemos como “clásica”: Wolfgang Amadeus Mozart.

Mozart nació el 27 de enero de 1756 en Salzburgo, región que actualmente forma parte de Austria. Quizá lo que más se conoce del compositor, además de su innegable genio musical, es la prontitud con la que comenzó a mostrar sus cualidades. Se dice que, desde los cinco años, el pequeño Mozart no sólo aprendía y memorizaba partituras, sino que comenzó a componer sus primeras obras, ganándose la fama de Austria y Alemania a muy corta edad.

Durante toda la década de 1760, Mozart estuvo en numerosas ocasiones de gira junto con su hermana, conociendo a todo tipo de personalidades, pero también con todo tipo de dificultades. De numerosas polémicas y un carácter defensivo y anárquico, Mozart probó la más dura crítica y los más sinceros aplausos en la misma ciudad que lo vio morir en 1791, tres décadas después de sus primeras composiciones. El genio compositor falleció en Viena, mientras componía un conocido Réquiem que, muchos dicen, coincide con su propia muerte. 

Se calcula que Mozart escribió aproximadamente 600 piezas de todos los estilos posibles para su época: cuartetos, sinfonías, conciertos, etc. De todas sus obras, las más sobresalientes son, sin duda, Las bodas de Fígaro, La flauta mágica, Don Giovanni y algunas sonatas para piano, como la n.° 11.

Pero, volviendo al inicio, ¿por qué consideramos a Mozart como un clásico? Italo Calvino, para definir un clásico literario, diría que los clásicos,  “cuanto más cree uno conocerlos de oídas, tanto más nuevos, inesperados, inéditos resultan al leerlos de verdad”. Esto concuerda con lo que se puede decir de la obra de Mozart, pues todos y todas en algún momento hemos escuchado aunque sea una pequeña parte de su enorme aportación a la música, aunque sea de “oídas”.

A continuación, dejamos una parte de la conocida “La flauta mágica”, para recordar y conmemorar un año más de su natalicio.

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.