Connect with us

#iMUNDO

Se mantienen patrimonios de más de seis cifras en plena crisis mundial

Publicado

on

En este escenario todas las situaciones son adversas para la mayor parte de la población mundial, pero los magnates mantienen una buena racha traducida en patrimonios intactos y crecientes. 

Año con año resulta noticioso conocer al personaje con el patrimonio más grande del mundo, y ya es costumbre llevar a cabo un recuento de los nombres que van subiendo o bajando puestos en la escala de fortunas inmensas. Se pensaría que, en pleno contexto de una pandemia, la crisis llegaría a todos, pero los únicos que mantienen e incluso incrementan sus cifras siguen siendo los empresarios de las industrias tecnológicas más innovadoras. 

A inicios del año se anunció que el patrimonio del fundador de Tesla y Space X superaba al de Jeff Bezos, quien se mantuvo en el primer lugar durante 4 años desde 2017. Elon Musk, ahora propietario de 300 mil millones de dólares se mantiene creciendo, al igual que otras nueve personas adineradas que componen el ranking de multimillonarios. Pero esta costumbre por llevar la cuenta de las cantidades desorbitantes de dólares que poseen dichos empresarios, sólo demuestra la inequitativa distribución de la riqueza en el mundo. 

Dicha competencia parece un insulto cuando de problemas reales se trata. La pandemia por COVID-19, la inflación, y el aumento en la desigualdad de ingresos, ponen en peligro la recuperación de las economías en desarrollo, dejándolas en la incertidumbre. Con la propagación de la variante ómicron se dio continuidad a la pandemia afectando nuevamente la actividad económica y, por ende, a todos los trabajadores a nivel mundial. 

En este escenario todas las situaciones son adversas para la mayor parte de la población mundial, pero los magnates mantienen una buena racha traducida en patrimonios intactos y crecientes. 

Cuando se anunció el nuevo puesto de Elon Musk, el director del programa alimentario de la ONU, David Beasley, no tardó en hacerle saber que tan sólo el 2% de su patrimonio podría resolver la situación de hambre por la que atraviesan 42 millones de personas en el mundo durante la pandemia. 

Elon Musk no tardó en responder que no creía que los millones que mencionan pudieran acabar con el problema de pobreza en el mundo, y es cierto. Un problema como este no encuentra solución en la donación de unos cuantos millones de dólares, sea por voluntad propia o presión social. Lo que verdaderamente puede tener un impacto es el reacomodo de la estructura, donde no haya personas extremadamente ricas y extremadamente pobres. 

En su momento el Programa Mundial de Alimentos especificó que si bien dicha suma no acabaría con el hambre en el mundo, al menos evitaría la inestabilidad geopolítica agravada por la crisis de la pandemia, reflejada en migraciones masivas e inanición. No obstante, estos actores, tanto económicos como institucionales, podrían pasar el rato lanzándose la bola de responsabilidad de un lado a otro, pero se sabe que dicho problema es estructural, sistémico, y al final del día a nadie le gusta perder sus privilegios.

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.