Connect with us

#iPLUMAS

El enemigo oculto en el conflicto Rusia vs Ucrania

Publicado

on

El pasado jueves, el presidente Ruso Vladimir Putin anunció una “operación militar especial” en el este de Ucrania. Minutos después se registraron las primeras explosiones en diversas ciudades ucranianas, con ello empezó una importante ola de atención mediática. 

Dos cosas caracterizan a esta atención de los medios: la primera, es la gran cantidad de información proveniente de diferentes medios de comunicación y, la segunda, la gran pluralidad de emisores. 

La información surgió de todos lados, desde noticieros y cadenas de televisión, hasta diferentes personas que hicieron uso de las redes sociales para emitir su opinión y análisis. Cada uno se sumó a la conversación pública. Sin embargo, en un contexto tan delicado y emergente es sencillo caer en la desinformación. 

La red se llenó de rumores, especulaciones y falsedades que cayeron en lo alarmista y especulativo, las fuentes eran omitidas pero con información innovadora, me refiero a lo que comúnmente conocemos como fake news o infodemia. 

Estas noticias falsas formaron parte de la propaganda bélica, poniendo en riesgo la verdad y a todas las víctimas del conflicto. La desinformación tiene un uso político con incidencia en el conflicto armado a nivel internacional. En ese sentido, el panorama simulaba que la verdadera guerra había estallado en Twitter y no en Europa del este. 

El panorama estuvo repleto de opinólogos, memes que anunciaban el inicio de la tercera guerra mundial, y personas comentando a favor de los diferentes países, todo esto dentro de un escenario minado por la desinformación, con imágenes bélicas provenientes de antiguos conflictos y fotografías sacadas de contexto.

Un ejemplo de ello, la falsa portada de la revista TIME, en donde se realiza una analogía del mandatario ruso, Vladimir Putin con Hitler. 

Sin embargo, la portada falsa, fue una intervención que el usuario de Twitter Patrick Mulder (@MrPatrickMulder) realizó, como una forma de protesta en contra de la misma revista por no tener “convicción”, ni una postura clara. Además de querer sumarse a la conversación pública. En una carta publicada en su perfil lo explica:

Desde nuestra trinchera, reconocemos que es difícil identificar la información verídica y es fácil consumir y difundir información falsa, pero es nuestro trabajo consumir y criticar con responsabilidad. Les invito a que nuestra forma de sumarse dentro de la conversación y en este conflicto internacional sea siendo con información verídica con fuentes verificadas.

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.