Connect with us

#iPLUMAS

En algunos lugares de un diverso país

Publicado

on

Muchas veces cuando uno como cuentista, periodista, guionista o simplemente escritor para sí mismo se sienta frente al cuaderno o computadora y opta por redactar aquella palabra que dará comienzo a un enigmático texto, puede simplemente no concretarse. Quieras o no, el sitio y tu entorno son indispensables para que el vocabulario se congenie con las ideas y así pueda nacer aquello que te ha rondado en la cabeza por un buen tiempo.

Muchas veces la calidez del hogar no es suficiente para dejar volar los pensamientos. A mí me pasa seguido. En aquellas ocasiones, aún teniendo algunos pendientes por cubrir, opto por salir a aquello sitios que despejan la mente, despiertan la tinta lírica y renacen la magia. Hoy vengo a compartirte una serie de lugares que podrían servirte para cuando padezcas de dicha situación. 

Tomás, una casa editorial de té ubicada en la Condesa, es de aquellos parajes que por más lleno que pueda estar, la infusión, tu asiento y el ruido de conversaciones y tazas forman el ambiente sonoro perfecto para apropiarte por completo de tus páginas.

Dicho sitio lo conocí hace un año. Aquella ocasión fui acompañado de una persona muy especial que sin duda me ayudó a alentar parte de mi prosa y ritmo. Los olores de las hojas, la luz del exterior, la degustación de la infusión, así como el tacto de aquellos sillones fue la recreación excelsa de paz.

Clarice, cafetería igualmente ubicada en la Condesa, es un lugar de otro universo. Jamás había tenido el conocimiento de un lugar en el que se vendiera café acompañado del libro de tu elección. La atención de quienes atienden, así como el silencio de quienes comparten el entorno de apreciar. 

Este lugar no tiene mucho que lo descubrí. Aquella vez tomé un texto de quien nunca podría fallarme: Mario Benedetti. Leí un poco de los versos de El amor, las mujeres y la vida. Lo más alucinante de todo fue que tomé cuatro tazas de café sin ser amante de este, lo que en tiempo se tradujo a la mitad del texto, una columna de Márquez, y un par de poesías para mi tercera antología.

El tercero y último lugar del que hablaré esta vez será de Casa Tassel, una teteria ubicada en la Roma Norte. En verdad, desde el momento en que entras es como si te transportaras a alguna parte de Asia un siglo atrás. El olor que desprende el sitio puede llegar desde una cuadra antes si es que despiertas tus sentidos enseguida. 

Justo ahora mismo me encuentro aquí. Estos días me han sido difíciles de poder conciliar mis ideas para cualquier escrito, pero hoy, tras andar en búsqueda de un sitio nuevo, he dado con Tassel. He pedido lo que le llaman “tiempos violentos”, como si el nombre fuera una sátira a la realidad contemporánea. Sin más, me llegó esta idea sencilla pero sincera: un trío de recomendaciones para estos tiempos desérticos anímicamente hablando. 

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.