Connect with us

#iCULTURA

Toulouse Lautrec, hombre espectador de encajes, piruetas y splits

Publicado

on

Son las 12:57, y el Palacio de Bellas Artes se mantiene ocupado con la llegada de más de 3000  personas el fin de semana  y 800 más que acuden en la semana a la Famosa exposición de Henri de Toulouse-Lautrec “El pequeño mounstro”, traída por el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA). Una gran variedad de material como carteles, bocetos de mujeres y trazos en blanco y negro es lo que nos presenta el día de hoy la exposición. Cediendo el paso la encargada nos introduce al lugar que nos traslada a la época parisina del siglo XIX.

Se observa el suelo laminado color chocolate y al dar unos pasos se presenta un cuadro que plasma dos árboles, una banca, y a lo lejos se observa una fotografía de Moulin Rouge de 1926, una impresión digital a partir de plata y gelatina, un regalo más de Shirley C. Burden para el Museo de Arte Moderno de Nueva York  (MoMA).

En las primeras imágenes que nos introducen a la época del París bohemio de aquellas noches, aparece en un cuadro un hombre con un gesto de burla, lleva una gran capa negra contorneada con destellos dorados y una bufanda roja al hombro, acompañado de un sombrero, su nombre es Aristide Bruant, dueño de varios locales nocturnos, un gran interprete, compositor que en sus ratos cantaba sobre los parisinos, se burlaba de los burgueses  y en sus ratos libres era portero del club.

Combinaciones de colores pastel, amarillo, naranja, verde, negro y azul acompañados de litografía, técnica que se basa en el proceso de que el agua y el aceite no se mezclan, son los que representan diversos carteles como: Jane Avril (1893), Moulin Rouge: La Goule (1891), La troupe de Mlle. Eglantine(1896), Diván Japonais (1893). Paletas de colores secundarios, diagonales superpuestas, perspectivas a vuelo de pájaro y una gran obsesión con sus furias (mujeres), así como la influencia de la estampa japonesa , predominando la línea como en toda la producción del maestro.

Trazos en blanco y negro proyectando a mujeres en burros con rostro indefinido, hombres de bastón y con bombín conversando mientras la payasa del Moulin Rouge alborota al público con su acto arriba de un burro. La mayoría de los observadores que insinúan opiniones sobre el artista de manera alegórica, son de la generación X, uno que otro longevo y algunos estudiantes que no encontraban la relevancia en aquellos bocetos a lápiz, “Dibujos y más dibujos”, refunfuña el joven”.

El frío del aire acondicionado no cesaba, sin embargo los espectadores no podían perderse a “la goulue”, Louise Weber que era la bailarina principal del Moulin Rouge caracterizada por ser una mujer que al terminar su acto se devora todo lo que sobra de las mesas. Bailarines, artistas, comediantes ingleses espectadores  es la colección que se encuentra el día de hoy en Bellas Artes.

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
Bienvenido(a) YOMX, ¿en qué te podemos ayudar?