Connect with us

#iMEX

Mientras usted rezaba: Reformas en tiempos de distracción

Publicado

on

La Reforma Eléctrica propuesta por el ejecutivo reactivó sus debates hacia el final de Semana Santa, pero ¿ha sido la única?

Mientras se escribe esta nota (Domingo de Resurrección al atardecer) el pleno de la Cámara de Diputados sesiona desde las inmediaciones de San Lázaro para dar respuesta a uno de los temas más importantes de la agenda política de los últimos días: la Reforma Eléctrica de Andrés Manuel López Obrador.  Si bien previamente se había amagado con discutirla hace unos cuántos días, fue movida por decisión de la Cámara, particularmente por los diputados de MORENA. 

Por lo mismo, este domingo 17 de abril comenzaron las discusiones para aprobar o en su defecto rechazar la polémica reforma. Si bien un resumen de la legislación no es el objetivo principal de este texto, si conviene dar un contenido general. La reforma eléctrica propone, entre otras cosas: derogar la reforma anterior de 2013; favorecer las plantas productoras nacionales y evitar que la iniciativa privada acapare la producción y distribución de energía. Si se desea saber más al respecto, puede consultarse el siguiente sitio: 

https://www.diputados.gob.mx/parlamentoreformaelectrica/foros.html (foros 13-25)

Que la Cámara de Diputados sesione en Semana Santa (periodo que se presume de asueto en el país) o mientras se desarrollan otros eventos importantes no se puede asegurar si es una decisión planeada, pero por lo menos se puede asegurar que no es la primera vez. Previamente, desde el Congreso de la Unión, ya se han discutido temas de importancia indudable para el país. 

A finales de marzo de 1998, el Presidente de México, Ernesto Zedillo, propuso ante el Congreso una iniciativa de ley por la cual se pretendía reformar el FOBAPROA que, para ese momento, era una bomba de tiempo. La iniciativa se comenzó a discutir a partir de las siguientes semanas, pasando precisamente por Semana Santa, que fue del 5 al 12 de abril. En diciembre del mismo año, la reforma era aprobada y con ello, la bomba explota, pasando la deuda de 552.000 millones de pesos a un asunto público.

Las fechas religiosas parece que no son las únicas aliadas de la Cámara de San Lázaro. Existen otros eventos que, con solo realizarse, ponen en jaque a la atención de los medios de comunicación y la opinión pública: el fútbol quizá es el más evidente de todos ellos. 

El 11 de diciembre de 2013 la Cámara de Diputados aprobó en lo general la Reforma Energética propuesta meses antes por el entonces presidente, Enrique Peña Nieto. ¿El problema? mientras se aprobaba, se jugaba la final de fútbol mexicano, entre León y América. Esta estrategia se volvió a implementar en 2009, cuando se tomaron las instalaciones de Luz y Fuerza del Centro el mismo día que “El Tri” amarraba su pase al mundial.

No, no es la primera vez y probablemente no será la última. El Estado mexicano ha tendido históricamente a buscar distractores que funcionen para promover cambios, sean pequeños o grandes, en la agenda política nacional. Esto ha sucedido mientras usted rezaba, sea por Semana Santa, o por un partido de futbol. 

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.