Connect with us

#iPLUMAS

El sicario de la Cuarta Transformación: José Ramón López Beltrán

Publicado

on

Hace un par de meses, durante una clase en la Universidad Nacional Autonoma de México (UNAM), Erick Suaste, profesor de la carrera en Ciencias Comunicación, en una discusión sobre los aciertos de la Cuarta Transformación, reconoció que una de las virtudes de este movimiento fue el cambio de la narrativa y discurso que se orquestaron desde el gobierno. 

Desde el inicio en la política del presidente Lopez Obrador, parte de su estrategia política fue la de desacreditar y exponer muchos de los vicios que se configuraron en las época de gloría del PRI, una administración llena de excesos, cajas chicas,  gastos injustificados, y mucha corrupción.

Cuando se habla del Tabasqueño, podemos pensar en lo contrario, justamente porque toda la narrativa que construyó alrededor de él y su movimiento, se cimentaron bajo valores que apelan a la austeridad, el ahorro y el combate a la corrupción. 

Estos cambios en el discurso y percepción, se mantienen hasta la fecha, y aunque podemos reconocerlo como algo positivo, hay veces en las que resulta contraproducente dentro del debate nacional. 

Diferentes medios de comunicación han utilizado lo anterior para recriminarle al presidente por diferentes acciones. Es común leer críticas por la decisión de vivir dentro de Palacio Nacional, por utilizar un iPhone,  por transportarse en vehículos blindados durante sus giras o, esta semana, por la investigación que LATINUS y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad realizarón, en la que se demuestra el estilo de vida del hijo mayor del presidente.

Las críticas de los espectadores, medios de comunicación, analistas y diferentes actores políticos, recaen en lo alejado que la vida de José Ramón López Beltrán mantiene, y lo mucho que está alejado del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y todo lo que el presidente promulgan.

La investigación fue un balazo en el pié para el movimiento, no solo porque destruye la narrativa oficialista, sino porque el hijo del presidente puede estar involucrado dentro de un grave conflicto de intereses con la empresa petrolera Baker Hugnes. 

Este hecho nos recuerda lo difícil que es mantener congruente un movimiento y un discurso con tantas personas involucradas. Solo el tiempo nos demostrará la forma en la que las diferentes instituciones e instancias gubernamentales actúan ante el hecho, pero sobre todo, la manera en la que actúa el presidente Lopez Obrador.

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.