Connect with us

#iCDMX

Cancionero Sal de Uvas Picot: Un efervescente viaje musical al pasado

Publicado

on

Cuando alguien en los años 30 quería memorizar la letra de una canción, había que tener una pluma y una hoja cerca del radio, esperar a que transmitieran la anhelada pieza y anotar con prisa las frases que la componían; hasta que un día la compañía Sal de Uvas Picot, publicó su cancionero, salvando en su interior, los éxitos mexicanos de la época.

En la radio de aquel entonces sonaba “Aventura” de Agustín Lara, “No hagas llorar a esa mujer” de Joaquín Pardavé y otros boleros, sones, rumbas y mambos, que la gente con más dinero escuchaba en casa y la mayoría, en espacios públicos.  

Cancioneros había, pero no eran ni económicos, ni fáciles de encontrar y, sobre todo, no estaban actualizados. Entonces, para aprenderse las canciones de moda, había que tener muy buena memoria, saber taquigrafía o (menos probable) escribir rápidamente.

Para sorpresa de muchos, un día los carteros del Distrito Federal, entregaron a la puerta de los capitalinos un cuadernito de papel de coloridas cubiertas que anunciaban en la parte superior “Cancionero Picot”, escrito con la tipografía del ya conocido remedio efervescente para aliviar la acidez estomacal.

Cancionero con motivo de la celebración de la Virgen de Guadalupe  

Anuncio publicado en el interior del cancionero 

Edición con motivo de la llegada del hombre a la luna.

En su interior: las letras que entonaban los intérpretes y cantautores más populares de esos años, pero también los gingles de algunas marcas cómo “Burbujita, burbujita”, escrita por Nacho Méndez y anuncios de productos cómo Chocomilk o La Pomada de la Campana.

Juana y Chema eran los alegres personajes que aparecían ataviados de indumentarias tradicionales en todas las portadas realizadas por pintores y caricaturistas de la talla de José Guadalupe Posada y Gabriel Vicente Gahona. 

Estos compendios musicales gratuitos, tenían un toque nacionalista, que buscaba enaltecer la cultura nacional.

1983 fue el año en que se publicó el último número. En su portada aparecían Chema y Juana en un partido de Football en conmemoración al Campeonato Mundial de este deporte. 

Cancionero Picot de 1983

Último número del Cancionero Picot, con motivo del Campeonato Mundial de Football celebrado en México.

Si algún día encuentras en un tianguis de antigüedades o en la casa de tus abuelos un número del Cancionero Picot, resguárdalo: es una reliquia que lleva los recuerdos musicales del México del siglo pasado.  

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

#iCDMX

La Casa del Cine MX: películas de primera en el centro de la ciudad

Publicado

on

En medio de las bulliciosas calles del centro histórico se instaló algo que desde hace décadas no se veía por la zona: un recinto dedicado al buen cine.

Para hallar la Casa del Cine MX hay que encontrar una puerta de madera rojo intenso que rompe con la monotonía arquitectónica de la calle República de Uruguay, recorrer un pasillo de cerca de 15 metros con posters de películas pegados en las paredes y subir unas escaleras de piedra con letreros neón.

El espacio tiene techos altos, luz solar que entra por los balcones y ventanas, ilustraciones de Jorge Aldrete y murales abstractos.

Su página de internet define a esta organización cómo “Un Punto de encuentro incluyente y accesible, ubicado en el corazón del Centro de la Ciudad de México. Nuestro objetivo, acercar a todo el público al cine de calidad y fomentar la formación en torno a los procesos cinematográficos. Haciendo de La Casa del Cine MX, un espacio de entretenimiento, aprendizaje y expresión al alcance de todos”.

Para llegar a la taquilla hay que recorrer un área adornada con cuadros alusivos a los clásicos del cine. La entrada general cuesta $65 y $45 con descuento de INAMPAM, estudiantes y maestros.

En la cafetería puedes comprar palomitas, refrescos y dulces. Además de productos artesanales cómo refrescos y chapatas.

Cuenta con dos salas de proyección decoradas con series de luz, pensadas para alrededor de 25 personas en cada una. Hay 2 hileras de butacas de cine y en el fondo un sillón revestido de terciopelo.

Además, tienen una pieza con libreros que sostienen montones de libros, una mesa de fútbolito y pinturas que hacen referencia al séptimo arte. A un costado de la taquilla, hay un cuarto de alrededor de 10×10, con mesas, sillas y libros a disposición de los visitantes.

Los directores de este lugar trabajan con diversos festivales de arte y tienen contacto directo con los realizadores de algunos films los cuales llegan a visitar este espacio. Si tienes suerte, puede que un día te encuentres con una directora o un actor en el asiento de alado.

Dirección: Calle República de Uruguay num. 52, Centro Histórico, CDMX, México.

Horario: De martes a domingo de 1:00 pm a 10:00 pm

Precio: $65 entrada general. $45 INAPAM, maestros y estudiantes. $35 segundas vueltas

Continua leyendo

#iCDMX

¿Por qué es tan difícil hablar de racismo en México?

Publicado

on

El escándalo relacionado con el restaurante Sonora Grill Prime evidenció una problemática arraigada a nuestra sociedad: el racismo que muchos se niegan a ver.

La bomba estalló cuando el Twitter “Terror Restaurantes MX”, cuenta dedicada a denunciar malas prácticas y abuso laboral en la industria restaurantera, publicó el 31 de julio un detallado hilo sobre cómo en Sonora Grill Prime, ubicado en el barrio de Polanco de la Ciudad de México, dividía a la clientela según su aspecto físico y color de piel.

Según esta y otras denuncias anónimas, el restaurante está dividido en dos secciones: Gandhi para “alguien que se ve pobre o de mala imagen al restaurante” y Mousset para personas con rasgos caucásicas.

Usuarios dieron respuesta a la publicación de Terror Restaurantes MX, mencionado que estos actos de discriminación eran comunes en distintos negocios, no solo en restaurantes.

No obstante, también existe un sector que cuestiona la veracidad de las denuncias y que pide pruebas de los hechos, a través de videos y textos publicados en sus redes sociales. Al negar la existencia de estas prácticas discriminatorias o peor aún, al defenderlas, evidencian que la sociedad mexicana no es consciente del racismo ampliamente documentado por organismos nacionales y extranjeros.

A comparación de Estados Unidos donde la división entre la población caucásica y negra era marcada abiertamente y respaldada por la ley, en México la historia de la discriminación ha sido más compleja y sutil. El profesor Federico Navarrete, del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, explica que “una de las características de nuestro racismo es que es social y particular, infligido por personas y grupos contra otros individuos y colectivos en vez de que lo ejerza el Estado o la ley, como en otras naciones.”.

La investigadora Viridiana Ríos, en su libro No es Normal, menciona que a pesar de que solamente el 17% de la población mexicana es blanca, éstos llegan a tener mejores sueldos, mejores empleos, tienen más exposición en televisión y son tratados de mejor manera que las personas de piel morena y oscuras, quienes expresan haber sido discriminados con mayor frecuencia.

Por su parte, Hernán Gómez Bruera, autor del libro El Color del Privilegio, afirma que todos hemos llegado a caer en prácticas discriminatorias, pero no somos conscientes de ello debido a lo normalizado que está en nuestra sociedad. ¿Cuántas veces no hemos escuchado a alguien decir que “trae el nopal en la cara”, tiene “cara de olmeca” o que “hay que mejorar la raza”?

La conversación del racismo en México debe hablarse de manera directa, a pesar de que ciertas personas afirmen que eso solo provocaría mayor división. Negar el racismo y sus consecuencias sólo promovería la desigualdad sistémica que millones de mexicanas y mexicanos sufren en carne propia todos los días.

Continua leyendo

#iCDMX

Retiran publicidad volumétrica de la Alameda de Santa María la Ribera

Publicado

on

Retiran publicidad volumétrica de la Alameda de Santa María la Ribera

Este lunes 13 de junio, fue retirado de uno de los corredores que conducen al Kiosco Morisco, un elemento publicitario colocado por la empresa Bimbo el pasado domingo 12 de junio en la Alameda de Santa María la Ribera, de la alcaldía Cuauhtémoc.

Un anuncio volumétrico, de acuerdo con el manual del reglamento de la Ley de Publicidad Exterior de la CDMX, se trata de figuras moldeadas en tres dimensiones 3D, en este caso, la representación de un pan (concha). Esta clase de elementos son muy utilizados en la publicidad debido a que llaman poderosamente la atención, por lo que son herramientas muy útiles para atraer a una gran cantidad de personas.

El monumento fue retirado por autoridades de la alcaldía a petición del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

En tanto, en un comunicado, el INAH explicó que para la publicidad en la Alameda de Santa María la Ribera, la empresa que colocó el monumento, no solicitó los permisos y trámites adecuados para poder instalar el elemento publicitario.

Este proceso debe realizarse en los sitios y zonas arqueológicas e históricas que están resguardadas por el instituto. Lo anterior no ocurrió, por lo que el INAH exhortó a la alcaldía Cuauhtémoc para que dicho objeto fuera retirado de forma inmediata.   

Por su parte de acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, el INAH es el organismo competente en materia de protección, salvaguarda y conservación de los monumentos, colindantes a estos, y las zonas de monumentos históricos con valor patrimonial.

En tanto de acuerdo con el reglamento de la Ley de Publicidad Exterior del Distrito Federal, en su artículo 15 fracción sexta, indica que para el otorgamiento de una licencia de anuncio denominativo en inmueble ubicado en Áreas de Conservación Patrimonial o cualquier otro elemento de patrimonio cultural urbano, deberá obtenerse previamente el dictamen favorable de la Dirección del Patrimonio Cultural Urbano. 

Por otra parte, no es el único caso donde se retira esta clase de publicidad en la CDMX, apenas en diciembre del año pasado, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Ciudad de México, Seduvi, retiró publicidad volumétrica en el cruce de Insurgentes y Mixcoac.

Y es que, de acuerdo con el manual del reglamento de la Ley de Publicidad Exterior de la CDMX, en su artículo 49 indica que en la instalación de anuncios se observa las siguientes reglas: las vallas podrán contener cartelera, pantalla electrónica, y en general, cualquier otra tecnología avanzada, pero en ningún caso anuncios volumétricos. 

Continua leyendo

Lo más visto

Copyright © 2022 Yomx · Portal de noticias. Desarrollado por Liking.