Connect with us

#iDATOS

YouTube dice no a la infodemia y si a la regulación

Publicado

on

A través de mecanismos como machine learning la plataforma de vídeos censura contenido que pueda desinformar.

La plataforma de videos más grande del mundo publicó el pasado 17 de febrero un comunicado donde presenta sus nuevas políticas para el uso del medio social, así como sus acciones para combatir el contenido conspiranoico que pueda influir a la desinformación. Esto a través de una estrategia sistemática llamada machine learning.

Según el blog escrito por Neal Mohan, jefe productor de la empresa de broadcasting, se ha estado trabajando en las llamadas “4 erres” de la responsabilidad durante los últimos 5 años, mismas consisten en eliminar contenido que infrinja las políticas lo más rápido posible, levantar voces autorizadas (las fuentes de información confiables como los medios e instituciones oficiales), recompensar a los creadores confiables, y reducir la difusión de contenido que este al borde de la línea de las reglas.

Sin embargo, aplicar estas reglas a nivel global es bastante complejo, pues Mohan explicó que no todas las narrativas pueden ser controladas de manera correcta y veraz. Cada narrativa es distinta y se propaga de diferente manera, además de que es pueden ser narrativas hiperlocales con barrera de idioma difíciles de reconocer por el algoritmo de la plataforma. 

No obstante, Neal detalló que se está en búsqueda de formas de aprovechar los clasificadores. Esto quiere decir que se buscan palabras clave propensas a ser punto de la desinformación en distintos idiomas y basándose en los analistas regionales para identificar las narrativas que se escapan del clasificador principal. 

Por otro lado, explica que, dentro de estas narrativas, existen los vacíos de datos, que es contenido creado que carece de un cuerpo confiable, y estos aparecen incluso antes que la información que proporcionarían las fuentes confiables, lo que esta sujeto a especulaciones y a información errónea propagada rápidamente que no se puede señalar y segmentar a corto plazo. 

Como si se tratara de un arma de doble filo, el productor explicó que continúan buscando e implementando mecanismos para hacer de YouTube una plataforma transparente. Se desea la reducción de la desinformación dañina sin dejar de lado los obstáculos antes abordados como la brecha del lenguaje o las narrativas hiperlocales que no dejan de ser importantes. Todo esto, sin dejar de ser un espacio digital abierto al debate y pluralidad.

“Debemos tener cuidado de equilibrar la limitación de la difusión de información errónea potencialmente dañina, al mismo tiempo que damos espacio para la discusión y la educación sobre temas delicados y controvertidos”, finalizó.

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.