Connect with us

#iDEPORTES

¿Por qué seguimos creyendo en la selección mexicana?

Publicado

on

La Selección Mexicana jugará su décimo séptimo mundial de football, sin embargo pareciera que la victoria nunca ha sido su prioridad ¿Por qué seguimos apoyándolos? 

Cuando se dé el pitazo inicial el 26 de noviembre, México estará jugando su octavo mundial consecutivo y 17 en su historia, solamente superado por Brasil (22), Alemania (20), Italia (18) y Argentina (18). 

A pesar de ser un representante constante, la Selección Mexicana solo ha pasado a cuartos de final en dos ocasiones, en 1970 y1986. Desde Estados Unidos ‘94 hasta Rusia 2018, la historia ha sido la misma: derrota en octavos de final. 

Se han señalado múltiples razones: las tandas de penales, el exceso de confianza, un error arbitral, un gol imposible de parar o simplemente porque el Tri es un rival inferior. Tanto Estados Unidos en 2002, como Costa Rica en 2014 han llegado al quinto partido antes que el cuadro azteca en este milenio. 

A pesar de la falta de resultados en partidos importantes, el fútbol mexicano es un negocio rentable. La Federación Mexicana de Fútbol (FMF) obtiene millonarios ingresos por parte de patrocinios (50%), derechos de televisión (30%) y taquilla (20%). Aunque la pandemia fue un duro golpe, la clasificación al mundial se tradujo en dos millones de dólares para el equipo tricolor. Para la fase de grupos, el equipo se llevará10 millones de dólares y, en caso de jugar octavos de final, ganarán 12 millones. 

El football nacional ha buscado imitar el modelo norteamericano: anuló el ascenso y descenso, se ausentó de la Copa Libertadores, la Copa Sudamericana y la Copa América (los torneos más importantes del continente), priorizando torneos con la Mayor League Soccer (MLS) y redujo las oportunidades de jóvenes deportistas en los clubes, lo cual ha desembocado en una involución deportiva dentro de la FMF y la Selección Nacional.

No obstante, como cada cuatro años la radio, la televisión, la prensa y el internet inundarán sus espacios con publicidad que enaltece a la selección, con tintes patrióticos. Probablemente escucharemos frases como “La selección siempre nos da sorpresas”, “Nada es imposible”, “Los jugadores lo darán todo en la cancha” y “La afición apoyará en las buenas y en las malas a su equipo”. 

Jorge Badillo Nieto, especialista en marketing deportivo, mencionó en una entrevista que “vivimos en un país de memoria cortoplacista y de perdón inmediato, de tal manera que, cuando la Selección se ha visto en situaciones realmente delicadas y comprometedoras (en lo deportivo), el aficionado suele olvidar todo y acude a respaldarlo”. 

Badillo también reconoce que “el trabajo del mercadólogo deportivo no consiste en garantizar campeonatos… su trabajo es gestionar la marca, contribuir a crearle valor, buscar nuevas oportunidades en el mercado, nuevos consumidores, fidelizarlos, hacerlos leales… y, obviamente, comercializar el producto”.

El descontento con la selección nacional se ha exteriorizado en varios partidos con aficionados abucheando y gritando el infame insulto homofóbico. Aun así, hay un amplio sector esperanzado en que sus connacionales finalmente llegarán al tan ansiado quinto partido. En el fútbol no hay nada escrito, pero es difícil emocionarse por un equipo que es visto más como un proyecto de mercadotecnia antes que uno deportivo. 

Continua leyendo
Da click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.